Hoy es:
Lunes, 09 De Diciembre Del 2019
Visítanos en

 
Buscar:


El tiempo - Tutiempo.net

SAMALAYUCA O LA IRRESPONSABILIDAD ANTI-MINERÍA
Por: Linterna Verde
Compártelo en:

Víctor H. Becerra y Miguel A. Cervantes destacan que México se encuentra en la posición 48 de 83 jurisdicciones en materia de buenas políticas mineras en la Encuesta minera del Instituto Fraser de Canadá y que debe mejorar el entorno regulatorio para redu
México experimenta hoy uno de los peores momentos económicos de su historia reciente: un crecimiento agónico del 0,0%; la posibilidad de que su grado de inversión sea degradado por un endeudamiento inviable, particularmente por la gigantesca deuda de PEMEX; una caída de la inversión extranjera y en la confianza de los consumidores, además de un cuadro político incierto y convulso.

En esa circunstancia, ¿es razonable atemorizar a los empresarios y dañar con mayores sombras e incertidumbre a sus inversiones y empresas? Seguramente no, pero es precisamente lo que está haciendo gobierno de México en lo que toca, al menos, a las inversiones mineras en el país.

De acuerdo con la Encuesta minera del Instituto Fraser de 2018, México de por sí ya está clasificado en un decepcionante lugar 48 de 83 jurisdicciones en materia de buenas políticas mineras. Los primeros 10 puestos están ocupados por Saskachewan (Canadá), Nevada (EE.UU.), Finlandia, Irlanda, Australia Occidental (Australia), Irlanda del Norte (Reino Unido), Suecia, Utah (USA), Nuevo Brunswick (Canadá) y Quebec (Canadá). Incluso Botswana tiene el lugar número 12. En Latinoamérica, Chile tiene el primer lugar y el 23 mundial, siguiéndole Perú en el segundo lugar de Latinoamérica y el 37 a nivel mundial. México ha tenido una ligera mejora en los últimos 4 años, pero hay oscuros nubarrones para la minería en México debido al radicalismo anti-minero.

Muchas personas en pueblos aislados y lejanos viven de la minería, la cual les da empleo e ingresos todo lo cual les permite tener un mejor futuro. En buena medida, la minería ayuda a construir los fundamentos para un mejor desarrollo.

Al respecto, la minería ha ayudado a construir las economías de las naciones más prósperas, incluyendo Canadá, Nueva Zelanda, Australia, EE.UU., Suecia, Finlandia, la región de Alsacia (Francia), y Asturias (España). En México, muchísimos de los llamados “pueblos mágicos”, que son un gran orgullo histórico y un enorme atractivo turístico, tienen su origen en el pasado minero de la Nueva España, creciendo al amparo del famoso Camino Real tierra adentro.

En Canadá, los recursos mineros permitieron acumular los fondos para construir el ferrocarril transcanadiense a inicios del siglo XIX, el cual va desde Vancouver hasta Montreal. Además, los recursos mineros fomentaron la captación de capitales . Canadá primero recibió inversión británica y luego estadounidense. En contraste, actualmente este país es un gran inversionista minero en el mundo. El caso de Canadá refleja que la inversión minera extranjera es importantísima para lograr una acumulación de capital.

Chile ha sido una de las economías con más crecimiento económico en nuestra región y ha sido el primer país de Latinoamérica clasificado en la encuesta citada. Al respecto, Chile tiene un gran récord en reducción de pobreza y creación de prosperidad. La pobreza extrema en Chile ha casi desaparecido: solo 0,4 por ciento de su población está en dicha condición.

En otro ejemplo, Botswana es el país africano mejor clasificado en la encuesta minera, y es al mismo tiempo, el país que ha tenido el mayor crecimiento económico del continente. Quizás no hayamos escuchado hablar mucho de Botswana, pero los famosos diamantes De Beers provienen de ese país.

La investigación del Fraser Institute y de otras fuentes muestran que las naciones en desarrollo se benefician de la industria extractiva. Unas cuantas economías no se benefician de ella, pero son menos del 10 por ciento, y es debido a que cuentan con instituciones débiles, mala regulación y mucha corrupción. No es un problema intrínseco de la minería, sino males congénitos de esos países.

El sector minero-metalúrgico en México contribuye con el 4 por ciento del Producto Interno Bruto nacional. Así, México tiene el primer lugar como productor de plata en el mundo, el tercero de bismuto, el quinto de plomo, el noveno de oro y el undécimo de cobre. En cuanto a la generación de empleos, el sector minero generó 309.725 empleos directos (datos para 2011) y 40% de su minería del país es producida por empresas extranjeras. A pesar de estos beneficios para México, la minería ha venido siendo atacada y se siente una gran vulnerabilidad en el sector, por un radicalismo de izquierda que puede perjudicar a esta industria.

Al respecto y como ha quedado claro en su operación, las compañías mineras no tienen problema en pagar impuestos, regalías y seguir regulaciones sensibles. Pero las alarmas suenan cuando hay incertidumbre. Es natural: las empresas invierten millones de dólares en proyectos, con la confianza de que sus inversiones estarán protegidas. Las compañías mineras (como cualquier otra) requieren certidumbre: que una vez que han demostrado que tienen las salvaguardias exigidas en seguridad, medio ambiente, legislación laboral, no surjan nuevas condiciones. Una vez que todas las regulaciones y protocolos han sido aprobados que no se creen nuevos requisitos.

La incertidumbre desquicia a las compañías mineras dado que realizan cuantiosas inversiones a largo plazo en exploraciones, antes de lograr tener una ganancia. No todos los proyectos de minería serán exitosos. Así, cambiar las reglas a la mitad del trayecto, puede destruir la viabilidad de los proyectos, en los que ya se han invertido millones.

La República Democrática del Congo es un mal ejemplo de ello. Muchas compañías mineras habían invertido millones en proyectos mineros, cuando el gobierno de Joseph Kabila cambió las reglas del juego en 2002. Lo mismo pasó en Zimbabwe con Robert Mugabe. Después de esas acciones, la República Democrática del Congo y Zimbabwe, quedaron marcadas con malas clasificaciones en la encuesta minera. Esas acciones arbitrarias dejaron un mal sabor a boca para futuras inversiones. Es una maldición que persigue al Congo y Zimbabwe, y en general a África. En tal sentido, la pobreza, el atraso y la desconfianza en esas naciones tiene razones concretas y válidas.

Algo que es preocupante en México son las reclamaciones de tierra bajo litigio, la incertidumbre en las zonas ambientales protegidas, y la dificultad para llegar a acuerdos comunitarios cuando grupos radicales de afuera intervienen.

Un caso muy particular, en este sentido, es el de Samalayuca, Chihuahua (cerca de Ciudad Juárez) donde una empresa canadiense (VVC Exploration Corporation) que había hecho consultas y presentado proyectos, obtuvo los permisos para abrir una mina, “La Gloria”, con una inversión de $4.000 millones, y el compromiso de generar 1.200 empleos.

Esa compañía demostró cumplir con los estándares para abrir una mina de cobre después de varios años de estudios, trámites y acuerdos, pero en algún momento comenzó a recibir la oposición de grupos radicales de militancia anti-minera. Esos grupos militante se valen de la tesis marxista de la teoría de la dependencia y del discurso trasnochado del anti-imperialismo pretendiendo ajustar la realidad a estas narrativas. Esos grupos acusan a todo aquel que no está de acuerdo con ellos de venderse al capital internacional. En su mercadeo político, dicen combatir a las compañías transnacionales, sin comprender que lo único que logran con esas tácticas es hacer que aumente el riesgo país y la incertidumbre.

Una sana oposición a la incertidumbre y a la desinversión debiera unir a ecologistas fervientes pero sinceros, compañías mineras, indígenas y ejidatarios. La incertidumbre abre el proceso regulatorio a la manipulación política y a la corrupción. Así, los buenos proyectos que fueron inicialmente consensuados, que crearían riqueza y prosperidad para las comunidades, son arbitrariamente detenidos, mediante un sinfín de trámites burocráticos la burocracia y los políticos oportunistas.

La minería ha jugado un rol importante en la prosperidad de los países desarrollados; la experiencia internacional así lo muestra. En México, en tanto, ha creado empleos en regiones donde las maquiladoras no podrían llegar. En contrapartida, hoy atacándola, se aumenta la incertidumbre, se crean barreras a la prosperidad y a la creación de empleos, empeorando la situación del país, en el peor momento. La incertidumbre hace los proyectos más costosos, por el mayor riesgo, y por lo que los empresarios exigirán rendimientos más elevados, lo que reducirá el desarrollo de las comunidades y del país.

En momentos en los que México atraviesa por un ambiente geopolítico difícil, tanto por el adverso entorno interno como externo, atacar a las empresas responsables que confían e invierten en el país no es muy patriota ni económicamente razonable. La mejor manera de contrarrestar la incertidumbre geopolítica es facilitar la inversión extranjera, y no cerrarles la puerta o sabotearlas con una actitud irresponsable, propia de universitarios urbanos que nunca crearán un solo empleo en las comunidades rurales que dicen defender.



Fuente:elcato
manuelgandaras@hotmail.com
FJ




 
Contáctenos: manuelgandaras@hotmail.com | Tel. 639.114.66.54 | Derechos Reservados
DA ALFREDO ESPINOZA CONFERENCIA A INTERNOS DEL CENTRO DE REHABILITACIÓN "MISIÓN LOMA LINDA" - IBA DROGADO EL CHÓFER DE "CAMIONAZO" - DAN PRISIÓN PREVENTIVA A CONDUCTOR DEL CAMIÓN ACCIDENTADO EN DELICIAS - DENUNCIAN MUNICIPIOS CORRUPCIÓN EN LIGA ESTATAL DE BEISBOL - MUEREN NIÑOS DE HAMBRE EN LA SIERRA, ALERTA MONJA - ABREN CIRCULACIÓN DE AV. RÍO SAN PEDRO TRAS CONCLUIR TRABAJOS DE PAVIMENTACIÓN - RAYADOS, PRIMER FINALISTA DEL APERTURA 2019; VENCEN 3 POR 1 GLOBAL A NECAXA - DETIENEN A EMPLEADO POR ROBO - PESCA FURTIVA CRECE AL AUMENTAR TURISMO - PROYECTAN MEJORAR CENTRO DE ZOONOSIS -