Hoy es:
Martes, 22 De Octubre Del 2019
Visítanos en

 
Buscar:


El tiempo - Tutiempo.net

DE ESCUDOS, MEZQUITES Y OTROS CHIHUAHUAZOS
Por: Linterna Verde
Compártelo en:

Por: Alfredo Espinosa


Entiendo la chihuahuenidad como un proceso, no como una esencia. Es una creación permanente, una experiencia colectiva y una vivencia íntima. El territorio imaginario en donde todos somos reales.

La identidad es eso misterioso y entrañable que en la nostalgia y en la lejanía, en el exilio, en ciertas circunstancias emocionales, nos hace conmovernos ante un signo, una señal, que nos recuerde la patria chica, sus desiertos natales, sus serranías majestuosas.

Yo la entendí cuando perdido en la sierra oaxaqueña, entre los indios chatinos, muy pocos de los cuales hablaban castilla, escuché a través de mi pequeño radio de transistores unas notas conocidas de Pedro de Lille:

Eres mi tierra norteña

india vestida de sol,

brava como un león herido

dulce como una canción.



¡Qué bonito es Chihuahua!

Lindas las noches de luna

arrulladas con sotol...

Con “El corrido de Chihuahua” recordé las minas y el Cerro Grande, las Barrancas del Cobre y el desierto de Samalayuca, la cascada de Basaseáchi y las Grutas de Nombre de Dios, las manzanas de Cuauhtémoc, los asaderos de Villa Ahumada, las nueces de Saucillo, la carne de la sierra, las pardas grullas que en el erial crotoran, como cantaba Manuel Othón, los inocentes venados de las serranías, las liebres orejonas, el ganado Cara Blanca; me invadieron fragancias de los pinos de Majalca, la plaza de las lilas de Delicias, el vado de Meoqui, y esos paisajes y aromas montaraces me llevaron a las hierbas del campo recién llovido, al güamis y a las muchachas, ah las muchachas, las más bellas esculturas vivientes, arquitectura sensible y portentosa, poesía visual, licor que embriaga mejor que el sotol de Coyame, luna cuando las tocas... una alegría nueva, magnífica, desbordante, me conmovió. Sentí esa turbulencia del alma, ese arrebato ciego, ese imperio de instintos que exigían abandonarlo todo y regresarme a Chihuahua.

Más tarde sabría que ese instante loco en que la nostalgia nos encaja las espuelas en el costillar, se llama chihuahuazo. Ya muchos lo habrán vivido a su manera contarán sus propias anécdotas.

Un poco después, luego de recuperarme de la conmoción, sobrevino un insight, un instante de profunda comprensión que me iluminó de súbito: yo era chihuahuense, sí, y mi cultura era diferente a la oaxaqueña, y sin embargo, ambos éramos mexicanos. Y me propuse a seguir cantando los corridos de tierras bárbaras mientras aprendía a bailar la guaracha y a asistir a los rituales de todosantos.

Y desde entonces me vengo preguntando esto: ¿Cuáles son las raíces de la identidad? Aquellas, indudablemente, que se hunden en la historia de nuestros pueblos y en la biografía de nuestras querencias: las raíces de la identidad nacen del corazón de nuestros muertos y antepasados (pueblos o personas), que se han convertido en troncos de portentosos árboles genealógicos de los cuales nosotros somos una delgada rama, una hoja apenas del follaje que en algo ayuda a ese canto general de las vidas cuyas notas se van entretejiendo con las generaciones, y van conformando las tradiciones y las identidades.

Recuerdo todo esto mientras estoy frente al escudo del estado de Chihuahua. Arriba y al fondo están los perfiles de los cerros del Coronel, Santa Rosa y Grande. En sus faldas se alzan un malacate de minas, un fragmento del acueducto y un mezquite. En el centro, de perfil, se miran frente a frente un español y una india tarahumara. En la parte baja, que es la más angosta del escudo de forma triangular, se dibuja el frontispicio de la Catedral. Enmarcan este escudo las palabras Valentía, Lealtad y Hospitalidad. En la parte central y superior, el escudo parece coronarse por un yelmo cerrado con un penacho rojo y blanco.

En la heráldica de los pueblos, como en las familiares, coexisten el pasado heroico y un presente idealizado. A veces, con el paso del tiempo, las generaciones posteriores olvidan sus significados, sus raíces. O su rostro se modifica tanto que ya no se reconoce en las formas de su origen. ¿Podría, por ejemplo, Ciudad Juárez reconocerse en este escudo que fue trabajado por los historiadores León Berri y Francisco R. Almada en 1947?

Parece poco posible. Sin embargo, existe en ese escudo un elemento que llama mi atención: el mezquite. Nuestras raíces están en el desierto. Y el mezquite es uno de los que han podido sobrevivirlo.

Cuando vivía un tórrido romance con Chihuahua (ahora me peleo con mi tierra, como con una amada dulce y bronca pero siempre perdurable), miraba los mezquites y escribía cosas como ésta: el chihuahuense mira al desierto, lo siente. Él es una presencia orgullosa de ese paisaje. Se para de frente y permite al desierto que le pula sus rasgos: el aire pasa por los ralos zacatales sin detenerse y sarandea a los desnudos varejones. El aire viene deprisa y al pasar rasga su invisible piel y sangra en los rosales. Quizá esa sea la razón de las rosas de Chihuahua.

Todo pasa por el desierto sin cantar ni jugar. Todo es violencia sobre estas tierras donde se enseñorea y se ensaña el sol. Sus lumbres cuelgan de los mezquites la flor de la incandescencia. Las miradas se lastiman en la extensión infinita del desierto, con esos arbustos hirsutos que presumen sus fierezas, sus espinas puntiagudas, gatuñas, ortigosas.

El desierto, amarillo, es un sembradío de ánimas en cólera.

De todo lo que el chihuahuense mira en ese gran espejo que es el desierto, ¿a qué se parece más? El cactus es un monje que levanta los brazos y dice sus dolores y desgracias. Es un fraile insolado y loco. El güamis gobierna los extensos territorios de la desolación; las rodaderas ruedan por los rumbos que los vientos sucios les obliguen, por las calles del mundo de los pueblos, y cuando se incendian se transforman en brujas y vuelan, rodando, y mientras asustan se destruyen a sí mismas.

Ahí está el ocotillo ofreciendo al viento sus varejones coronados por su flor encendida, el cardenche, la palmilla, el chamizo, el huizache, pero el chihuahuense se parece más al mezquite.

El mezquite crece en el desierto sin pedirle permiso a nadie. Su nacimiento y desarrollo es la fundación de un error o de una aventura. Ahonda profundamente sus raíces, endurece sus ramas como brazos correosos, y pese a su apariencia de exagerada tozudez, en un acto de generosidad, nos entrega en el desierto su sombra escueta y sus magros frutos.

El chihuahuense es un mezquite, el verdadero vencedor del desierto.

Solo sol

En todas partes el sol. Solo el sol, busca solaz recogimiento e incendia las palabras que lo contienen: soltero disoluto solicita, solapadamente, soltera solemne y solvente.

Al escucharlo, la luna se esconde entre temerosa y coqueta.

Desolado, rueda el sol por los aires. Silva su soledad y en un solo de sol solfea: oh sole, sole mío. Insolado, el sol se mira en el lago del desierto y en su espejo se piensa bello y quiere que lo mire la luna. Ah, --dice—quien pudiera tomar un baño de luna y refrescarse.

La luna, a todo ajena, pasa por los cielos.

Solo el sol, como soldado solitario con el fusil al hombro, padeciendo los soliloquios del calenturiento, se agorzoma y se enfurece por la insolencia de la luna, y de súbito, solivanta sus caballos del verano y los fustiga y latiguea, decidido a unirse a ella en un eclipse total y la cuerna.

Mientras la persigue, como un dios tuerto, iracundo e inmisericorde, frunce el ceño, crispa sus ánimos caldeados y con un gesto terrible y fiero empieza a soltar sus rayos de lumbre para incendiar la tierra.

En todas partes el sol: baja a las calles, derrite los relojes, dilata el tiempo. Encandila y despelleja, ampolla, convierte la realidad en espejismo.

El sol construye en Chihuahua una sucursal del infierno.

Sol amarillo, blanquísimo y ciego, globo de azogue desde el infierno soltado, bola de lumbre que rueda por las venas del mundo. Luz en celo, rayo desbraguetado.

Sol soltero, desolado y disoluto, desea abrevar la sed en las frescas muchachas del verano chihuahuense, y más se incendia.



El solar del sol



En la sierra suelen decir que sólo hay dos estaciones: la del frío y la del tren. En cambio en el desierto el sol reina durante ocho meses al año. “El sol es aquí todo –escribe José Fuentes Mares—presencia de un sol omnipotente que se adueña del paisaje hasta el crepúsculo. Todo agoniza entonces lleno de él, mientras llega la noche, atmósfera infinita sin luz, y la tierra descansa.”

El sol alumbró, y ampolló, una parte de la biografía de don José. Ese mismo sol empolló una de sus mejores páginas: “Nací en el desierto donde los hombres esperan la lluvia y la muerte y los niños juegan con piedras y lagartijas. De mis mocedades recuerdo un macizo de ocotillos que iluminaban el paisaje, cada primavera con sus flores prodigiosas, y sobre todo el sol, el duro sol, dueño del llano como Señor en el cielo. De aquellos años conservo el recuerdo amoroso de mi padre y un odio enloquecido por el sol. Tanto lo odiaba que al fin de cada día corría medio kilómetro para verlo reventar entre nubes rojas y disfrutar su agonía en el fuego que dispersaba el viento.”

Él sol se revienta en el cielo como una flor de metal al rojo vivo. Sus rayos, ríos de lava, tatúan a su antojo los llanos secos.

Con el sol en Chihuahua, donde pongo el ojo, pongo el espejismo.

Jesús Gardea, el mejor biógrafo del sol, escribió con esa literatura solar inigualable, que para leerla es imprescindible un six o una jarra de agua fría: “El ruido se mueve, se aproxima. Las piedras revientan de sol. La sequía no va a dejarnos nada; ni el juicio siquiera. Dicen que en el llano andan almas resucitadas de animales. Que llevan en orden sus huesos pisando firmes la tierra. Tantos años sin agua dan para todo. Espantos y fantasmas.”

Sí, entre los vislumbres del sol y sus reverberaciones, todo se desfigura: Aparecen los simulacros. Todo se desdibuja y se decolora.

Del polvo, el viento levanta ánimas con formas de humano, o quizá, mirándolas bien, es gente como uno que anda buscando razones para ser real.

Bajo el sol, escudriñador de almas, todos son más reales que su propio espejismo.

“En la ciudad del sol –nos revela Rogelio Treviño—puedes mirarte a través de tu propio fantasma.”

El sol, amo y señor de los cielos, rey plenipotenciario sobre la tierra, único y ubicuo.

Desde niños sentimos su poderío. Por eso lo homenajeamos al pintarlo en nuestros cuadernos: su gran cara amarilla y feliz nos sonríe, sobre todo cuando recordamos la falta que nos hizo durante el último invierno en que se nos congeló la sangre por su ausencia.

Pero ahora no lo soportamos. La tierra es un comal. Si te aventuras por las calles de la ciudad, el sol te sale por todos lados, se te aparece como un perro rabioso que muestra sus colmillos y sus ferocidades. Ya lo extrañaremos cuando esa arma blanca que es la nieve nos tasajee con sus filos acerados.

El sol enflaquece las sombras y las desvanece. Cuelga de los mezquites su flor de incandescencia. Enrarece al aire de su aliento enfebrecido.

En esto días, el sol no es el sol: es el hocico de un dragón. Es la encarnación del fuego. Sus rayos son hierros candentes que nos los acerca a la piel y el alma para herrarlos como animales de su propiedad. El sol nos tatúa a su antojo.

El sol, semilla de vida. Vendrán las lluvias, y entre nosotros florecerá.
Comentarios: alfredo.espinosa.dr@hotmail.com


manuelgandaras@hotmail.com
ES




 
Contáctenos: manuelgandaras@hotmail.com | Tel. 639.114.66.54 | Derechos Reservados
“NO VEO UN BUEN FUTURO PARA MORENA EN DELICIAS”; ESTA CAYENDO EN EL PROTAGONISMO: JORGE RAMÍREZ - MUJERES PODRÁN PRESTAR SERVICIO MILITAR A PARTIR DE ENERO DEL 2021 - CLUB ROTARIO ORGANIZA DESFILE CONMEMORATIVO A LA LUCHA CONTRA LA POLIO, AL IGUAL QUE EN MUCHOS PAÍSES - PRÁCTICAMENTE EL 100 POR CIENTO DE LAS MUJERES CON “TARJETA ROSA” HAN SUFRIDO ACTOS DE VIOLENCIA - SE PERDIÓ LA OPORTUNIDAD DE SER DELICIAS CIUDAD HERMANA DE BERNARDILLO Y DE UNA BOMBERA EN DONACIÓN - EMPEZÓ CON UNA MESITA DE RASPADOS HACE 35 AÑOS Y AHORA ES PROSPERO COMERCIANTE EN EL SECTOR SUR DE DELICIAS - ADVIERTE PROTECCION CIVIL REVISIÓN DE CALENTONES EN ESCUELAS POR PRÓXIMAS BAJAS TEMPERATURAS - TRABAJADORES DEL ISSSTE DE DELICIAS AGRADECEN A FUNCIONARIOS FEDERALES SU INTERVENCIÓN EN PROBLEMAS CON DIRECTIVOS DE LA CLÍNICA - ENTREGA BANCADA DEL PAN RECONOCIMIENTO A JESÚS VILLARREAL - PRIORIDAD DE LA DSPM LA PREVENCIÓN DE LA VIOLENCIA ESCOLAR: VÍCTOR ORONA -