Hoy es:
Jueves, 26 De Noviembre Del 2020
Visítanos en

 
Buscar:


El tiempo - Tutiempo.net

EL NIVEL DE INCOMPETENCIA.
Por: Manuel Gandara
Compártelo en:

POR: MIGUEL A. CERVANTES G.

“En una jerarquía social, toda persona escala hasta alcanzar su nivel de incompetencia: la nata sube hasta apartarse” …Laurence J. Peter

Existe un fenómeno cultural identificado en todas las personas, que pone de relieve a aquellos que ocupan puestos de importancia dentro de la función pública o el sector privado, llegan a una etapa en que alcanzan un periodo de estancamiento, lo peor de todo es que parecen no darse cuenta de que llegaron a su nivel de incompetencia, caen en la apatía, en la irresponsabilidad, se les ve perder entusiasmo, languidecen.

Por más que tratan de sacudirse no logran apartarlo, la sociedad, se entera que han alcanzado ese nivel, cuando los resultados de su gestión no satisfacen lo esperado. Esta situación de alteración estudiado desde años por estudiosos del comportamiento se conoce como el “principio de Peter” Atribuido al investigador Laurence J. Peter, primero en observar ese comportamiento.

Sorprende la manera como numerosos líderes que desempeñan cargos de alta responsabilidad, que en su vida personal siempre fueron competentes, destacados por su dinamismo, honestidad y otros valores. No obstante, al desempeñar puestos, se transforman, entran a una dinámica de desgaste acelerado pareciera que el entorno donde se desenvuelven tiene influencia directa en su comportamiento y tiende a absorbiéndolos.

El nivel de incompetencia ocupacional es un fenómeno universal, que se encuentra en todas partes, es común ver a políticos indecisos, aparentando ser estadistas cometiendo faltas que cuestan a la sociedad. Innumerables funcionarios indolentes e insolentes.

Tratando de justificar su nivel de incompetencia con discursos como si participaran en un concurso de oratoria para confundir a la sociedad. El posmodernismo toma fuerza, los relatos, los símbolos, los metalenguajes toman más importancia que la realidad misma.

El “principio de Peter” no respeta jerarquías, afecta a todos por igual a gobernantes mostrando alto nivel de servilismo defendiendo intereses de grupo, apartándose de la misión que el pueblo les encomendó. Mientras la sociedad se vuelve menos exigente de sus derechos.

La sociedad se acostumbra a un nivel de incompetencia que va en aumento en todas las esferas, políticas, eclesiásticas, legales y sociales.

Autoridades Municipales que prefieren llevar la fiesta en paz, callan guardan distancia para “no meterse en problemas”. No son exigentes con sus superiores para no aparentar discrepancia con ellos, toman la actitud de “estar de acuerdo con todo mundo” que a la larga daña a todos.

Políticos que en campaña se comprometieron a combatir los cacicazgos y las injusticias, caen en las mismas prácticas que prometieron erradicar. Ya en el ejercicio del poder se “hacen bolas” no saben que hacer y lo primero que se les ocurre es pedir consejo y asesoría a los caciques para gobernar. Sorprende ver a caciques conviviendo con las autoridades, negociando el futuro de la población en las mesas de trabajo.

Mientras aquellos que lucharon por mejorar las condiciones de la población son relegados se vuelven incomodos, son apartados, porque se consideran soñadores utópicos, peligrosos, representan un riesgo a los nuevos intereses creados.

En campaña el slogan era acabar con las injusticias, y heredar a los hijos un mundo mejor, la constante era hablar contra las leyes injustas, pero una vez en el poder se cambió el discurso “cumplir con la legalidad”, impuesta por el viejo régimen para mantener la antigua paz. Equivale a cumplir leyes injustas hechas a modo para proteger los intereses de caciques.

El discurso una vez en el poder cambia para justificar el nivel de incompetencia, olvidar los buenos deseos y pasar todo el mandato explicando porque no se cumplen las promesas, un gatopardismo de “cambiar todo para no cambiar nada”.
De pronto hay un cambio hacia el relativismo moral, donde todas las ideologías son bienvenidas, y no existe la verdad absoluta, Un sistema regido por el “Nada es verdad nada es mentira todo es según el cristal con que se mira” Todo se reduce a la opinión personal y al estado de ánimo del funcionario afectando a los pobladores.

Personajes con habilidades intelectuales que escalan puestos desde abajo. individuos extraordinarios que con perseverancia se las arreglan hasta lograr escalar posiciones destacadas en la sociedad, sin embargo cuando alcanzan el puesto olvidan la razón por la que ascendieron, propiciando la fase de incompetencia. Mientras el pueblo impaciente busca desilusionado soluciones a su problemática, le importa poco la escasa creatividad.

El principio de Peter afirma, tarde o temprano todo puesto llega a ser ocupado por alguna persona inepta para desempeñar sus funciones, lo que lleva a pensar que las organizaciones solo funcionan con aquellos individuos que no han llegado a su nivel de incompetencia.

La ciudadanía al elegir a sus autoridades cae en el error común, del “efecto halo” un contraste de percepción que lo confunde, decide creyendo que porque una persona fue buena realizando alguna tarea antes, tendrá éxito en la siguiente, sin considerar que algunos son ineficientes, comienzan a dar muestras de su nivel de incompetencia que el ciudadano no percibe porque lo venden enmascarado con una intensa campaña de promoción engañosa.
Se observa como funcionarios, deshonestos promueven la “cultura de la impunidad “como escudo para cubrir el nivel de ineptitud, y evitar castigos por prácticas fraudulentas.

En la mayoría de los casos el funcionario hace caso omiso de las advertencias que circulan en los medios y andan por los pasillos, el desea seguir trabajando, se le observa desplegar mucha actividad cree que aún es productivo sin embargo no consigue lograr cosas útiles a la sociedad.

Después de alcanzar este nivel se observa una fuerte tendencia de intentar protegerse para evitar se revierta su nivel de torpeza, se observa como luchan por tener fuero legislativo, tratan de cubrir sus errores colocando a personas que les cubran las espaldas. algunos se retiran a la vida privada intentando pasar desapercibidos a atender sus negocios producto del servilismo.

El incumplimiento de los deberes constituye una falta de compromiso un desprecio por el interés de la mayoría, los políticos no evolucionan, siguen la creencia de alcanzar el poder para enriquecerse y proteger los intereses de grupos particulares, anteponiendo el interés general.

Los políticos olvidan que son los esfuerzos diarios hechos en beneficio de la población, los que otorgan los méritos necesarios que se traducen en aceptación y eliminar el “principio de Peter”.


Fuente: manuelgandaras@hotmail.com
JP




 
Contáctenos: manuelgandaras@hotmail.com | Tel. 639.114.66.54 | Derechos Reservados
EMITE PROTECCIÓN CIVIL AVISO PREVENTIVO POR BAJAS TEMPERATURAS PARA ESTE FIN DE SEMANA - REALIZAN CARAVANA CONTRA VIOLENCIA HACIA LA MUJER - CIERRAN AMBOS CARRILES EN CRUCE DE VÍAS EN CIELO VISTA POR REPARACIÓN - EL PERIODISMO ESTÁ DE LUTO, FALLECE CLAUDIA SÁNCHEZ JUÁREZ - “SI MIS VACAS SUFREN HAMBRE, MI FAMILIA TAMBIÉN”: PRODUCTOR - IMPORTANCIA DEL CUBREBOCAS Y PROBLEMAS MENTALES POR EL COVID-19 - TODO ES UNA FARSA Y HAN PROSTITUIDO A LA JUSTICIA, ASEGURA MARU CAMPOS - INICIAN SANCIONES A QUIENES NO USEN CUBREBOCAS - JAVIER CORRAL RECHAZA PERSECUCIÓN POLÍTICA CONTRA MARU CAMPOS - MÓNICA FERNÁNDEZ DENUNCIA ANTE LA FGR A GUSTAVO MADERO POR VIOLENCIA POLÍTICA -